El recuerdo del mejor jugador de básquetbol de la historia de Chivilcoy: Carlos Alberto Gónzález

oso gonzalez

Una nota para leer con tiempo porque González dejó una huella indeleble en los clubes en donde actuó. Falleció el mismo día en que su club, San Lorenzo de Chivilcoy, lograba el ascenso al TNA. Compartimos una nota publicada por el Día de La Plata y una nota de ORO de El Gráfico.

 

Carlos Alberto González, el `Gallego` o el Oso, que descolló con la camiseta de Gimnasia y Esgrima en la década de los `70 y los `80, falleció el pasado domingo en nuestra ciudad, provocando un hondo pesar en la familia mens sana como en la basquetbolística, en donde este notable jugador se había ganado el aprecio y el resto de todos.

Era el Gallego pero, en su tierra natal, Chivilcoy, se lo conocía como el Oso. quien marcó toda una época en el deporte de los cestos y resultó todo un referente para muchos jóvenes en su época de esplendor, de la que los platenses tuvieron el privilegio de conocer muy de cerca.

Su carrera deportiva la inició en el club San Lorenzo, de Chivilcoy, y apenas finalizó el bachillerato se mudó a nuestra ciudad y para enrolarse en Gimnasia, ya que su tremenda capacidad era bien conocida en todo el ámbito provincial.

Primero salió campeón con su querido Lobo y enseguida se coronó campeón provincial con la selección platense, cortando una hegemonía de ocho años que traía Bahía Blanca en dicha competencia.

Su actuación en esa competencia resultó consagratoria ya que resultó una de las figuras más valiosas del provincial, razón por la cual casi de inmediato fue convocado para formar parte de la selección provincial.

Ya por entonces el Gallego había hecho suya la camiseta Nº 13, y pasó así a integrar un equipo de lujo, que ganó todo, y que conformaban jugadores que hicieron también historia como el “Mago” Alberto Pedro Cabrera, su gran amigo Ernesto “Finito” Gehrmann, Adolfo “Gurí” Perazzo, Alberto Monachesi, José Ignacio De Lizaso y Atilio “Lito” Fruet, entre otros.

Con la camiseta de Buenos Aires debutó en el torneo argentino de San Luis, disputado en 1969, y con ese grupo de élite logró cinco títulos consecutivos (ocho en total), hasta que en 1973 decidió cambiar de aire y siguió los pasos del misionero Gehrmann y se marchó a San Pablo, Brasil, para incorporarse al poderoso equipo del Palmeiras.

Allí también dejó su marca de basquetbolista aguerrido, temperamental, de gran despliegue físico y de una puntería mortífera, ganando títulos. El Gallego fue un jugador exitoso también en la selección argentina, donde llegó a ser capitán y obtuvo triunfos a nivel sudamericano.

PAGINAS MEMORABLES

Pero luego regresó a Gimnasia con Gehrmann para escribir páginas memorables con la casaca del Lobo. Tras dos subcampeonatos (1976 y 1977), arrasó luego en 1978 y 1979 a nivel metropolitano. El primer titulo lo logró en el ’78 al vencer en el estadio de Ferro a Obras Sanitarias, por 72 a 67. Y al año siguiente volvió a frustrar a Obras, ahora por 92 a 84.

Ese gran equipo, que quedó en la memoria de todos, lo integraban el Gallego, Finito, los americanos Clarence Metcalfe, Michael Jackson, Larry Jackson y Melvin Daniels, los uruguayos Germán Haller y Carlos Peinado, Raúl Guitart, Ricardo Kunkel, Carlos López, Néstor Pasetti, Fabián Crivaro y Pagola entre otros, con la conducción de Rolando Sfeir. El dirigente Amadeo Cejas fue el factotum de ese gran plantel.

Para aquellos que no lo vieron jugar y que, seguramente, alguna vez se lo cruzaron por las calles de nuestra ciudad sin saber que era el “Gran” Carlos González, se lo puede presentar como un gran jugador que se desempeñaba de base o escolta y tenía un lanzamiento formidable.

Y que en 1965 se incorporó a las inferiores de Gimnasia, club en el que permaneció durante 25 años, salvo entre 1972 y 1978, cuando jugó en el Palmeiras de Brasil junto a su amigo `Finito` Gehrmann.

Además, participó del Mundial de Puerto Rico, en 1974.

Aún joven, decidió abandonar la práctica activa y se dedicó de lleno a su otra pasión: la ingeniería electrónica.

Bonachón, humilde, pero de convicciones muy firmes, el Gallego dejó una huella indeleble en el básquetbol. Y si bien se alejó luego para atender su profesión, aunque tuvo un fugaz paso como entrenador de Universal, siempre resultó un hombre de consulta para quien lo necesitara.

Siempre generó el elogio de compañeros y rivales, tanto en el triunfo como en la derrota. González era casado y padre de tres hijas.

Con su muerte, a los 65 años, el básquetbol argentino ha perdido a uno de sus principales referentes.

Su deceso se produjo el último domingo en nuestra ciudad y sus restos fueron sepultados en el Cementerio Parque De la Gloria.

 

 

Para jugar con seriedad: el “Gallego” González  por Osvaldo Oscarsitas

Es muy común escuchar a los entrenadores decir: ”Fulano juega en serio”. Se refieren a que un jugador no pierde el tiempo en la cancha en acciones superfluas, innecesarias, poco productivas.

Carlos Alberto González, popularizado como ”El Gallego”, escolta y base, dos y uno, era de esta clase de jugadores.

Nació en la bonaerense Chivilcoy el 4 de marzo de 1947, se lució en Gimnasia y Esgrima La Plata, fue seis veces campeón argentino con Provincia de Buenos Aires, triunfó en el Palmeiras paulista del Brasil y contribuyó con su sólido aporte a la Selección Nacional de Argentina.

A una cuadra de su casa, en Chivilcoy, estaba el club San Lorenzo, que solamente se dedicaba al básquetbol. Como era lógico, atraía la atracción de los pibes del barrio. Así empezó, pero hubo una anécdota…

 “Mi viejo (Rodolfo José González) –cuenta- prefería que estudiara y por nada del mundo podía convencerlo para que me dejara jugar. Por eso, cada vez que iba al club, tenía que ingeniármelas para que no se diera cuenta…”

 “¿Qué hacía? Como mamá estaba de mi parte, me ponía en combinación con ella (Margarita Inés Robinson) para cuando regresaba a casa. Entre los dos inventamos un plan… Yo llegaba después de jugar y para hacer desaparecer el bolso con el equipo, lo tiraba al patio por arriba del tapial. Luego entraba lo más campante. ‘¿De dónde venís?’, me preguntaba el viejo. ‘Vengo de estudiar’, le respondía con cara de inocente… El operativo lo completaba mamá levantando el bolso, llevándolo adentro y volviéndolo a ocultar para el día siguiente…”

Con los equipos de San Lorenzo, fue un aliado permanente del éxito: siempre salió campeón en Chivilcoy. En 1964 terminó el bachillerato y logró dos halagos inolvidables con el Colegio Nacional “José Hernández”, del que fue su orgulloso abanderado en el último año: ganó en Olavarría el Provincial Intercolegial, celebrado entonces como uno de los triunfos más trascendentes en la historia deportiva de su ciudad, y fue goleador del Campeonato Argentino Intercolegial de Cosquín, donde alcanzó el cuarto puesto.

Hoy es ingeniero electrónico, un título que comenzó a amasar en La Plata en 1965. Estudiando y jugando, porque no abandonó el básquetbol, ahora en la institución donde lograría notoriedad: Gimnasia y Esgrima La Plata.  “Va a triunfar porque es un caradura…”, fue lo que vaticinó el entrenador Miguel Angel “Bala” Ripullone cuando lo vio entrenar por primera vez en el club de la Calle 4. Lo tenía presente de aquel Intercolegial de Olavarría.

Carlos González tiraba y tiraba sin inmutarse. El “desconocido” lanzaba al cesto como si estuviera en Chivilcoy y no se acomplejaba por encontrarse al lado del famoso internacional “Teté” Barreneche, del ya consagrado “Loco” Ferrari y del prometedor “Finito” Gehrmann.

Al respecto, Carlos González me confesó para la nota de “El Gráfico” del número 2712 donde fue presentado el 28 de septiembre de 1971: “A Gimnasia le debo todo lo que soy en básquetbol”.

Su trayectoria en el club “tripero” estuvo dividida en dos etapas por su incursión en el Palmeiras”. Allí fue compañero de los internacionales brasileños Ubiratán, Carioquinha, Ze Geraldo, Gilson y Oscar. En la institución de San Pablo, Brasil, permaneció entre 1972 y 1978, consagrándose campeón del Brasil en 1977 y formando un clásico dúo argentino con Ernesto Gehrmann.

En la primera época con la entidad “mensana”, afiliada entonces a la Asociación Platense, “padecíamos una contra grave: no teníamos con quién jugar; en La Plata había demasiada diferencia con el resto y así se nos terminaron los rivales”, remarca el “Gallego”.

El panorama cambió cuando nació la Federación Regional de Capital Federal el 12 de julio de 1974, después de la fusión de las Asociaciones Porteña y Buenos Aires, y Gimnasia y Esgrima pasó a competir en el ámbito metropolitano.

Hubo un lapso glorioso recordado por los aficionados platenses, que desbordaban las canchas: el doblete de 1978 y 1979, donde consecutivamente logró el título del Campeonato Oficial de la Capital Federal.

El viernes 15 de diciembre de 1978, en Ferrocarril Oeste, se realizó el desempate entre los equipos que habían igualado el primer puesto de la rueda final que disputaron cuatro equipos. Lo hicieron con 5 triunfos y 1 derrota. Gimnasia y Esgrima La Plata derrotó 72-67 a Obras Sanitarias y fue el campeón. Tercero terminó Ferrocarril Oeste (2-4) y cuarto, Talleres de Remedios de Escalada (0-6). La formación inicial de Gimnasia en la noche final fue así: Clarence Metcalfe – Raúl Guitart – el uruguayo Germán Haller – Michael Jackson – Ernesto Gehrmann.

En “El Gráfico” se destacó al “hombre que volvió para ganar” después de su paso por el básquetbol brasileño: Carlos González, figura del partido y goleador con 22 puntos. Su “jump-shot frenó a Obras”, integrado por una constelación de figuras de la década del ’70: Becerra, Cadillac, Martín, Pellandini, Perazzo, Raffaelli, Romano…

Al año siguiente Gimnasia y Esgrima La Plata presentó prácticamente el mismo plantel: los nacionales Alejandro Allegretti, Gabriel Barreyro, Norberto Draghi, Ernesto Gehrmann, Carlos González, Raúl Guitart, Ricardo Kunkel, Carlos “Cali” López y Néstor Pasetti, más los norteamericanos Mel Daniels, Michael Jakson y Clarence Edgar Metcalfe. Lo dirigió otra vez un ex jugador del club: el misionero Rolando Oscar Sfeir. Sobre 23 encuentros jugados, ganó 20. Promedió 97,6 puntos a favor y 82,6 en contra. En las posiciones sumó dos triunfos más que su rival: 20 a18.

El domingo 16 de diciembre fue otra vez campeón al vencer 92-84 nuevamente a Obras Sanitarias en el partido decisivo (última fecha de la rueda final), con 37 tantos desequilibrantes de Metcalfe, la extraordinaria figura de la noche vivida en Ferrocarril Oeste.

 “Más de 3.000 personas se quedaron en la calle sin poder presenciar el espectáculo”, informó el diario ”La Nación”. En el estadio “Héctor Etchart” había capacidad para la misma cantidad: 3.000.

Para la estadística: desde que el básquetbol de la Capital Federal se había hecho “made in U. S. A.” en 1978, fue el séptimo triunfo de Gimnasia y Esgrima La Plata sobre 10 enfrentamientos con Obras Sanitarias.

Poco antes, en la revista “El Gráfico”, había advertido en un título: “Gimnasia mata a la distancia”, explicando que funcionaba al compás de la media distancia de Carlos González, desde los laterales, y Clarence Metcalfe, desde el medio.

También en “El Grafico” resalté sin dudar el valor de aquel Campeonato Oficial 1979 de la Capital Federal, a favor de que masivamente –por segunda temporada- nuestros equipos se jerarquizaron con la inclusión de jugadores extranjeros: “El campeonato de mayor nivel competitivo de los realizados en toda la historia del básquetbol metropolitano”. Escribí: “Es extenuante para los que juegan y para los que miramos por la gran exigencia que hay adentro y la notable carga emotiva que se transmite hacia afuera”.

Boca Juniors (3º), Ferrocarril Oeste (4º), Gimnasia y Esgrima La Plata (1º), Independiente (5º), Obras Sanitarias (2º) y River Plate (6º), tras 18 fechas, que fue la fase de clasificación, llegaron a la ronda final, llevada a cabo en dos ruedas.

Cinco años después, en el Oficial de 1984, que concluyó ya entrado el año 1985, Gimnasia y Esgrima La Plata con el “Gallego” González volvió a obtener el campeonato en dos finales ganadas al Deportivo San Andrés: 105-94 como local el jueves 3 de enero y 110-98 como visitante en Ferro el martes 8. En su cosecha personal sumó 56 puntos en ambas oportunidades: 26 y 30. Tenía 37 años, por eso el entonces diario porteño “La Voz” tituló “El interminable González”. También hizo este relato:  “Convirtió el último doble del partido. Un segundo después sonó el timbre del final. Tomó la pelota y salió corriendo a festejar, con ella debajo de su brazo derecho”. Era un ritual propio del “Gallego” (quedarse con la pelota del juego), como ocurrió en Bahía Blanca cuando fue campeón sudamericano con Argentina en 1979.

Nelson De Lucía fue el entrenador del plantel campeón: Alejandro Allegretti, Angel “Pichi” Cerisola, Fabián “Burro” Crivaro, Melvin Daniels, Carlos González, Raúl Guitart y Jorge Zulberti.

Gimnasia y Esgrima La Plata repitió el éxito en el Oficial capitalino de 1985, escoltado por San Lorenzo de Almagro. Fue el año en que se puso en marcha la Liga Nacional. “Es la única opción válida, hay que apoyarla a muerte”, reconoció el “Gallego”.

Entre diciembre de 1970 y enero de 1971, había participado con Gimnasia y Esgrima La Plata en la gira a Europa. Se trató de la undécima excursión de un equipo argentino por el Viejo Mundo. Integró el plantel junto a los siguientes jugadores del club: Marcelo Arnal, Eduardo “Tato” Bava, Orlando “Chungo” Butta, Ernesto Gehrmann, Santos Melluso, Adolfo “Gurí” Perazzo y Carlos Ratier. Como refuerzos, se agregaron el mendocino Jorge Becerra, el santiagueño Gustavo Chazarreta y el bonaerense Carlos Pellandini. Fue director técnico Miguel Angel Ripullone.

En su periplo ocuparon el tercer lugar del famoso Torneo de Navidad del Real Madrid, considerado por los españoles como “el mejor campeonato amistoso del mundo”. Fue un clásico que, con su formato de cuadrangular, se realizó anualmente entre 1965 y 1999. En total hubo seis participaciones argentinas en la historia.

En el primer partido los platenses perdieron 83-64 con el Real Madrid (luego campeón). Después derrotaron 87-82 a la Selección de Puerto Rico (cuarto puesto). Terminaron perdiendo 78-76 con el Juventud Badalona Nerva (segundo).

Después jugaron un partido en Santander (España), uno en Asti (Italia), gracias a la gestión del “Caña” De Simone y realizaron dos prácticas a puertas cerradas con el Napoli (Italia), por intermediación de Carlitos D’Aquila. Ahí la gira terminó abruptamente sin cumplirse la programación prometida.

Orlando Adolfo Butta, el Chungo”, paranaense, pasó por el básquetbol como jugador y dirigente. Fue compañero de Carlos González en Gimnasia y Esgrima La Plata. Recuerda y le agradece: “Yo jugué en Gimnasia gracias al ‘Gallego’, a quien conocí en el Argentino Intercolegial de Cosquín. No he visto a un tirador como él… Me acuerdo que jugamos en la inauguración del gimnasio del Deportivo San Andrés. ¡Metió sus primeros 12 lanzamientos! Recién erró la pelota número 13. Ahí el partido debió pararse un momento porque la gente se puso a aplaudirlo. ¡Era asombroso!”.

Entre 1966 y 1978 tuvo lugar el victorioso ciclo de Provincia de Buenos Aires en el mitológico Campeonato Argentino de Básquetbol. Ganó 10 títulos sobre 13 ediciones. A la estelar y triunfante raiz bahiense inicial, cuyas banderas fueron el Lito Fruet, Beto Cabrera y el Negro De Lizaso, la aparición del “Gallego” González -desde 1969 en el equipo- fue como anillo al dedo… Se acopló a la perfección, por comulgar la misma mentalidad ganadora y un idéntico sentido equipista, fortaleciendo aún más a un plantel de notable jerarquía.

Carlos González registra ocho participaciones: San Luis 1969 (campeón) – Catamarca 1970 (campeón) – Corrientes 1971 (campeón) – Capital Federal 1972 (campeón) -Tucumán 1978 (campeón) – Bahía Blanca 1979 (cuarto) – Rosario 1980 (tercero) – Neuquén 1981 (campeón).

 

Me dio este testimonio:

 “Provincia en los primeros tiempos tenía un equipo muy poderoso. Yo alternaba con Beto Cabrera como base y en la organización del juego en el ataque. En la defensa se metía mucho y era uno de los fuertes del equipo. Perdimos muy pocos partidos porque había jugadores muy importantes, teníamos una mística ganadora muy desarrollada y se tomaba la disputa del torneo con absoluta responsabilidad. Los deseos de triunfar estaban por sobre todo el resto. Un equipo muy serio, competitivo, sólido y de mucha confianza y respeto entre todos.

Fue una época muy importante para Provincia de Buenos Aires. Nos seguían mucho, sobre todo la gente de Bahía Blanca, con los distintos medios periodísticos, ya sea escritos, radiales o televisivos. El Campeonato Argentino era todo un acontecimiento basquetbolístico y lo vivíamos y sentíamos así”.

El sábado 25 de noviembre de 1972, jugando como local, La Plata se consagró campeón de la provincia de Buenos Aires, con Carlos Alberto González en su formación, al superar 74-66 al Bahía Blanca del Beto Cabrera.

El ingeniero Roberto Oscar Seibane, investigador bahiense, me proporcionó estas precisiones estadísticas con su habitual gentileza: la Selección de su ciudad llevaba ganados 8 títulos en seguidilla, ya que lo hacía desde 1964. Fue justamente el período donde Bahía Blanca cimentó su condición de Capital del Básquetbol.

Su trayectoria internacional en competencias oficiales con la Selección Nacional se extendió desde 1971 a 1980, sumando seis torneos. Este es el detalle:

* Año 1971 – 24º Campeonato Sudamericano. – Lugar: Montevideo, Uruguay. Posición: tercero. Partidos: 7. Triunfos: 5. Derrotas: 2.

Plantel: Jorge Becerra, Eduardo Benítez, Alberto Cabrera, Jorge Cortondo, Néstor Delguy, José De Lizaso, Jorge Denis, Carlos González, Raúl Guitart, Fernando Prato, Guillermo Riofrío y Víctor Hugo Salas. DT: Jorge Canavesi.

Campaña. Por puntos, todos contra todos: vs. Chile 102-58, vs. Ecuador 87-59, vs. Perú 76-69, vs. Paraguay 74-62, vs. Colombia 82-76, vs. Uruguay 62-66 y vs. Brasil 74-75.

Año 1971 – 6º Juegos Panamericanos – Lugar: Cali, Colombia. Posición: quinto. Partidos: 9. Triunfos: 5. Derrotas: 4.

Plantel: Jorge Becerra, Eduardo Benítez, Alberto Cabrera, Jorge Cortondo, José De Lizaso, Norberto Gaggero, Ernesto Gehrmann, Carlos González, Carlos Pellandini, Adolfo Perazzo, Fernando Prato y Víctor Hugo Salas. DT: Jorge Canavesi.

Campaña. Rueda preliminar, grupo “A”: vs. Canadá 81-75, vs. vs. Islas Vírgenes 79-77, vs. Colombia 93-75, vs. Panamá 91-90. Rueda final: vs. Brasil 77-88, vs. México 75-83, vs. Puerto Rico 83-89, vs. Cuba 80-95 y vs. Panamá 88-85.

* Año 1973 – 25º Campeonato Sudamericano – Lugar: Bogotá, Colombia. Posición: segundo. Partidos: 7. Triunfos: 6. Derrotas: 1.

Plantel: Eduardo Benítez, Alberto Cabrera, José De Lizaso, Norberto Draghi, Ernesto Gehrmann, Carlos González, Raúl Guitart, Carlos Pellandini, Roberto Perazolo, Adolfo Perazzo, Fernando Prato y Rolando Sfeir. DT: Miguel Angel Ripullone.

Campaña. Por puntos, todos contra todos: vs. Uruguay 80-56, vs. Paraguay 93-69, vs. Ecuador 87-55, vs. Chile 81-55, vs. Brasil 74-81, vs. Colombia 80-77 (t. s. 68) y vs. Perú 78-68.

* Año 1974 – 7º Campeonato Mundial. – Lugar: Puerto Rico (final en San Juan). Posición: undécimo. Partidos: 7. Triunfos: 2. Derrotas: 5.

Plantel: Gustavo Aguirre, Jorge Becerra, Alberto Cabrera, Eduardo Cadillac, José De Lizaso, Ernesto Gehrmann, Carlos González, Raúl Guitart, Jorge Martín, Alfredo Monachesi, José Luis Pagella y Carlos Raffaelli. DT: Miguel Angel Ripullone.

Campaña. Rueda preliminar. Grupo “B”: vs. España 89-96, vs. Filipinas 111-90, vs. Estados Unidos 86-109. Rueda consuelo: vs. República Centroafricana 121-70, vs. Australia 100-102, vs. México 94-96 y vs. Checoslovaquia 91-113.

* Año 1979 – 28º Campeonato Sudamericano – Lugar: Bahía Blanca, Argentina. Posición: campeón. Partidos: 6. Triunfos: 6. Derrotas: ninguna.

Plantel: Gustavo Aguirre, Alberto Cabrera, Eduardo Cadillac, Carlos González, Luis González, Jorge Martín, Luis Oroño, José Luis Pagella, Adolfo Perazzo, Fernando Prato, Carlos Raffaelli y Carlos Romano. DT: Miguel Angel Ripullone.

Campaña – Por puntos, todos contra todos: vs. Paraguay 135-56, vs. Perú 102-61, vs. Venezuela 91-62, vs. Chile 84-52, vs. Uruguay 105-90 y vs. Brasil 90-85.

* Año 1980 – 1er. Torneo de las Américas – Preolímpico para Moscú – Lugar: San Juan, Puerto Rico. Posición: tercero (clasificado). Partidos: 6. Triunfos: 4. Derrotas: 2.

Plantel: Gustavo Aguirre, Eduardo Cadillac, Miguel Cortijo, Carlos González, Luis González, Jorge Martín, Gabriel Milovich, Mauricio Musso, José Luis Pagella, Adolfo Perazzo, Carlos Raffaelli y Carlos Romano. DT: Miguel Angel Ripullone.

Campaña. Por puntos, todos contra todos: vs. Puerto Rico 93-99, vs. México 104-79, vs. Canadá 86-89, vs. Uruguay 97-86, vs. Brasil 118-98 y vs. Cuba 86-75.

En sus diez temporadas en la Selección Nacional de Argentina los equipos que integró disputaron 42 partidos oficiales, con 28 triunfos y 14 derrotas. Fue panamericanista, mundialista y logró un título de campeón: el Sudamericano de Bahía Blanca 1979. En 1986, con 39 años, dijo basta. Había transcurrido más de dos décadas en las canchas. Las regó con el sello del “Gallego” González: dedicación, talento, puntería, solvencia y señorío.

5 Comentarios

  1. Gustavo Antonelli dice:

    Se me murió un amigo.

    Responder
  2. TRIPEROS! dice:

    Se fue el mejor jugador de todos los tiempos de la ciudad de Chivilcoy, indudablemente todos los que sentimos esos mismos colores lo vamos a recordar como lo que era. Un tripero de ley!

    Responder
  3. esteban chambon, La Plata. dice:

    seguiremos estudiando juntos cuando nos encontremos

    Responder
  4. Rubén Cassino dice:

    Qué pocos comentarios!!! Lo recuerdo desde su paso por el Nacional…defensor de los más débiles (junto a JuanCo y a Gandolfo) contra a los “salvajes” que “verdegueaban” a los de los primeros años…fuí vecino de su hermano en La Plata y siempre lo recuerdo por su conducta (en todo su significado) deportiva y social….
    Mi padre lo quería mucho….
    Realmente siento su partida temprana…..

    Responder

Deje su comentario

Desarrollado por | Estudio NOVO